Envío gratuito Asesoramiento experto, incluso después de la compra Compra con factura
1
2
3

Los vehículos eléctricos son limpios, silenciosos y económicos

Para aprovechar las ventajas que le ofrece su coche eléctrico en cualquier momento y estar siempre en disposición de desplazarse, deberá llevar siempre un cable de carga adecuado en su vehículo.

En nuestra tienda le ofrecemos un amplio surtido de cables de carga. Además, le explicamos las características, las diferencias y las posibilidades de uso de cada cable de carga para vehículos eléctricos, y así le sea más fácil saber exactamente cuál es el cable que necesita.

Carga rápida gracias a los cables del tipo 2

Para cargar su coche eléctrico más rápido con un cable, deberá recurrir a la red de corriente trifásica. Los cables del tipo 2 resultan idóneos para establecer una comunicación entre la estación de carga y el vehículo.

De hecho, los cables de carga para enchufes del tipo 2 son los más implantados (en toda Europa), pero aún hay diferencias entre los vehículos eléctricos asiáticos, los americanos y los europeos.

Internacionalmente no existe un enchufe para vehículos estandarizado

En todo el mundo se han establecido tres variantes de enchufes de carga en columnas públicas o Wallbox:

- Tipo 1 (SAE J1772-2009)

- Tipo 2 (enchufes Mennekes)

- Tipo 3A/C (enchufes SCAME)

Todos estos sistemas de enchufes resultan adecuados para cargar con corriente alterna.

Según un reglamento de la UE del año 2014, los enchufes del tipo 2, también denominados «enchufes Mennekes» por razón del fabricante, son los enchufes predeterminados para la Unión Europea. En consecuencia, la mayoría de los puntos de carga en Alemania y en el resto de Europa presentan esta clase de enchufes.

Los enchufes del tipo 2 desarrollados en Alemania son los que ofrecen el intervalo de potencia más amplio y la mayor flexibilidad. Los dispositivos de conexión se pueden colocar tanto a un lado del vehículo (acoplamiento de carga) como en la infraestructura (enchufes de carga). Así, es preciso transferir potencias de carga de entre 3,7 kW y 43,5 kW con una tensión de conexión de 230 V monofásica o de 400 V trifásica.

Los cables del tipo 2 están protegidos durante el proceso de carga

Los cables de carga del tipo 2 están protegidos contra extracciones durante el proceso de carga. Además, los enchufes del tipo 2 se pueden adaptar a las redes monofásicas.

Los enchufes constan de cinco contactos y se comunican con el vehículo a través de dos conductores. Un bloqueo mecánico en la posición de las doce horas garantiza que se establezca una conexión firme con el vehículo eléctrico. Al presionar el bloqueo, la carga se detiene de inmediato y es posible extraer el enchufe de forma segura.

La longitud adecuada del cable de carga

Los cables de carga están disponibles en longitudes de entre 4 y 10 m. Sin embargo, no es posible prolongar los cables de carga del tipo 2 simplemente incorporando otro cable del mismo tipo. Su estructura, destinada a proteger frente al sobrecalentamiento, lo impide.

Por lo general, basta con un cable de 5 m, siempre y cuando sea posible acceder con normalidad a la estación de carga. El cable de 7 m ofrece una flexibilidad incluso superior. Lo habitual es que los enchufes del tipo 2 resulten muy duraderos y estén exentos de mantenimiento.

¿Qué se entiende por «modo 2»?

En líneas generales, el modo 2 implica cargar el vehículo eléctrico en una toma de corriente doméstica común (p. ej., Schuko, cable CEE azul o toma trifásica con cable CEE rojo) de un máximo de 32 A de corriente trifásica.

Un Wallbox integrado entre el enchufe del vehículo y el de conexión (IC-CPD o ICCB) se ocupa de la comunicación entre el vehículo eléctrico y la conexión de carga. El concepto de «modo 2» es una abreviatura de «modo de carga 2».

Conexión a una toma de corriente CEE

Otra variante es el modo 2 con posibilidad de conexión a una toma de corriente CEE, para lo que se utilizan fundamentalmente enchufes azules («de campamento») con una potencia de carga monofásica de un máximo de 3,7 kW (230 V, 16 A).

Estos enchufes CEE azules pueden suministrar 16 A de forma constante durante varias horas. Los enchufes Schuko normales («domésticos»), por el contrario, no se pueden cargar de forma constante con 16 A durante períodos prolongados.

No obstante, los usuarios pueden cargar un coche eléctrico de urgencia con ambas variantes, aunque, por motivos de seguridad, no se recomienda cargar de forma continua con cables del modo 2.

Los cables del modo 2 también se denominan IC-CPD (In Cable Control and Protection Device), ICCB (In-Cable Control Box), cables de carga de emergencia, cables de carga portátiles, zócalos de carga, cargadores portátiles y cargadores móviles.

Cables de carga rápida del modo 3

Los cables de carga rápida del modo 3 conectan las estaciones de carga con los vehículos eléctricos. En este caso, la comunicación se produce entre la estación de carga y el vehículo, por lo que, a diferencia de lo que ocurre con los del modo 2, estos cables carecen del correspondiente control.

Los cables de carga presentan un diseño resistente y permiten cargar con corrientes de carga muy elevadas. A la hora de adquirir un cable de carga, solo hay que fijarse en que el tipo de enchufe sea el correcto.

Información importante:

se recomienda que la línea que vaya a la toma de corriente a la que se conecte el cable de carga del modo 2 tenga 2,5 mm² de diámetro, así como protegerla en consecuencia. También recomendamos recurrir a un profesional para que compruebe la instalación.